Datos clave sobre el COVID-19 y las vacunas

Para imprimir este documento, use la configuración de impresión de su navegador de internet para establecer los márgenes de la página y quitar el encabezado y el pie de página. Para obtener la mejor experiencia de impresión use el navegador Google Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

COVID-19

¿Qué es el COVID-19 y por qué es tan importante la vacunación?

El COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

No hay forma de saber cómo le afectará el COVID-19. Mientras a algunas personas les da un caso leve, hay otras personas que presentan casos más graves e incluso mueren.

El COVID-19 ha acabado con la vida de más de 760,000 personas en los Estados Unidos, convirtiéndose en una de las principales causas de muerte en el país.

Algunas personas desarrollan un COVID prolongado, con síntomas que duran semanas o meses.

Recibir una vacuna contra el COVID-19 reduce el riesgo de:

  • Enfermarse gravemente, requerir hospitalización o morir a causa del COVID-19.
  • Transmitir la enfermedad a otras personas, poniendo en riesgo su salud y su vida.

Cuanto más se propague el COVID, más puede mutar o cambiar, creando variantes. La variante delta es altamente contagiosa y está causando casi todas las infecciones por COVID-19 en los EE. UU.

Vacunar al mayor número de personas posible es la mejor manera de reducir:

  • La propagación del COVID.
  • La posibilidad de que se desarrollen futuras variantes que puedan ser más peligrosas.

¿Cómo puedo protegerme y proteger a los demás del COVID-19 hasta que me vacune?

Si aún no está vacunado, debe hacer lo siguiente para protegerse y proteger a los demás:

  • Use una mascarilla cuando esté dentro de lugares públicos.
  • Manténgase al menos a 6 pies de distancia de las personas que no viven con usted y de quienes crea que no están vacunados.
  • Evite las multitudes.
  • Evite los espacios mal ventilados.
  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos o use un desinfectante de manos con 60% de alcohol si no tiene agua y jabón.

Vacunarse

¿Quién puede recibir la vacuna contra el COVID-19 y dónde puedo vacunarme?

Todas las personas de 5 años o más en los EE. UU. pueden recibir la vacuna contra el COVID-19.

Las vacunas son gratuitas para todos, ciudadanos y no ciudadanos, independientemente de su estado migratorio.

No necesita seguro médico, además, muchos proveedores de vacunas no requieren ningún tipo de identificación.

Las vacunas están disponibles en farmacias, consultorios médicos, centros de salud comunitarios y muchos más lugares. La mayoría de las personas vive a menos de 5 millas de un centro de vacunación.

Tiene 3 formas de encontrar vacunas cerca de usted:

  • Visite vacunas.gov
  • Envíe un mensaje de texto con su código postal al 822862
  • Llame al 1-800-232-0233

¿Cómo se administran las vacunas contra el COVID-19?

Las vacunas contra el COVID-19 disponibles se administran en forma de inyección en la parte superior del brazo.

El proceso es rápido y prácticamente indoloro, porque la aguja es muy fina y la dosis es pequeña.

¿Cuántas dosis de la vacuna necesito?

Estas son las dosis recomendadas para las vacunas contra el COVID-19:

  • La vacuna de Pfizer-BioNTech requiere 2 dosis iniciales, administradas con 21 días de diferencia.
  • La vacuna de Moderna requiere 2 dosis iniciales, administradas con 28 días de diferencia.
  • La vacuna Janssen de Johnson & Johnson requiere 1 dosis inicial.

Las personas con sistemas inmunitarios deprimidos tienen menos capacidad de combatir las infecciones y podrían necesitar más de estas dosis recomendadas.

Por último, los CDC también recomiendan que todas las personas vacunadas de 18 años o más reciban una dosis de refuerzo (enlace en inglés) para mantener su nivel de protección contra el COVID-19.

Seguridad de la vacuna

¿Son seguras las vacunas contra el COVID-19?

Sí. Las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los EE. UU. cumplen con los más rigurosos estándares de seguridad de la FDA y los CDC.

Cientos de millones de personas en los EE. UU. se han vacunado contra el COVID-19 de manera segura y bajo el control de seguridad más intenso en la historia del país.

Los efectos secundarios graves y las reacciones alérgicas son extremadamente poco frecuentes y ocurren solo en un número bajo de personas.

No hay evidencia de que las vacunas contra el COVID-19 causen problemas de salud a largo plazo, como infertilidad o cáncer.

El COVID-19, incluida la variante delta, representa una amenaza mayor que cualquier riesgo de efectos secundarios de la vacuna.

El COVID-19 puede causarle daños en el corazón y los pulmones y otras afecciones que requieren tratamiento a largo plazo.

La vacuna es la manera más segura de adquirir inmunidad, incluso más que infectarse con el virus.

Si es alérgico a alguno de los ingredientes de las vacunas, su doctor puede ayudarle a decidir si es seguro recibir una de las vacunas.

¿Las vacunas contra el COVID-19 son seguras para los niños?

Las vacunas contra el COVID-19 se probaron rigurosamente en miles de niños antes de la autorización de la FDA. Se demostró que eran seguras y eficaces durante los ensayos clínicos.

Los niños tenían los mismos efectos secundarios transitorios de las vacunas que los adultos. Los efectos secundarios durante los estudios clínicos fueron generalmente leves y desaparecieron por sí solos en unos pocos días.

Para obtener más información sobre las vacunas contra el COVID-19 para niños, consulte nuestras preguntas frecuentes de padres y tutores legales acerca del COVID-19 y las vacunas.

¿Qué medidas existen para garantizar que las vacunas contra el COVID-19 sean seguras?

Antes de que la FDA ponga las vacunas a disposición del público:

  • Los científicos deben probar las vacunas en investigaciones médicas llamadas estudios clínicos, los cuales cuentan con miles de participantes. Estos estudios comparan lo que les sucede a las personas que reciben la vacuna con quienes no la reciben.
  • Más de 100,000 voluntarios de diversas poblaciones participaron en estudios médicos de las tres vacunas contra el COVID-19 disponibles.
  • Los científicos de la FDA revisan los datos de los estudios médicos e inspeccionan los lugares donde se fabrican las vacunas antes de autorizarlas o aprobarlas para uso público.

Incluso después de que las vacunas estén disponibles para el público:

  • Los científicos de la FDA y los CDC monitorean de cerca cómo se fabrican y administran las vacunas para identificar cualquier problema de seguridad.
  • Los científicos de la FDA y los CDC revisan de cerca cualquier informe de efectos secundarios o reacciones y comparten estos datos con el público.

¿Cómo pueden ser seguras las vacunas contra el COVID-19 si fueron desarrolladas tan rápido?

El COVID-19 puede ser una enfermedad nueva, pero las vacunas no lo son.

Los científicos pudieron desarrollar rápidamente unas vacunas seguras y eficaces contra el COVID-19 debido a años de experiencia con vacunas y a los avances tecnológicos.

Además, los Institutos Nacionales de Salud habían estado trabajando en una vacuna contra el coronavirus antes de la pandemia y pudieron usar esa experiencia para desarrollar una vacuna contra el COVID-19.

Es importante destacar que nadie tomó ningún atajo ni se ha saltado ningún paso (enlace en inglés) que afecte la seguridad en cuanto al desarrollo, las pruebas, la autorización y la aprobación de las vacunas contra el COVID-19.

¿Están las vacunas contra el COVID-19 aprobadas por la FDA?

La FDA autorizó tres vacunas contra el COVID-19 para uso de emergencia durante la pandemia. Su uso se aprobó después de que los científicos comprobaron que cumplen con los más altos estándares de seguridad y eficacia que exige la FDA.

La agencia aprobó la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para personas mayores de 16 años después de evaluar minuciosamente los datos adicionales sobre su seguridad y eficacia e inspeccionar dónde y cómo se fabrica.

Se considerará la aprobación de las vacunas de otras farmacéuticas si las solicitan y aportan los datos necesarios a la FDA.

¿Me enfermará la vacuna?

No es posible contraer el COVID-19 debido a las vacunas porque no contienen el virus que causa la enfermedad.

Es posible que le duela el brazo después de recibir la inyección. También puede experimentar síntomas similares a los de la influenza, como fiebre, dolores de cabeza, dolores en el cuerpo y cansancio.

Estas son señales normales de que su sistema inmunológico está respondiendo a la vacuna. Aunque estos efectos secundarios pueden ser incómodos, no significa que está enfermo, y duran como máximo un par de días.

¿Cuáles son los efectos secundarios más graves de las vacunas contra el COVID-19?

Los efectos secundarios graves de cualquier vacuna, incluidas las vacunas contra el COVID-19, son muy poco frecuentes.

También es muy poco probable que las vacunas causen problemas de salud a largo plazo, como por ejemplo cáncer.

Una proporción muy pequeña (ni siquiera el 0.0001%) de las personas vacunadas ha experimentado lo siguiente en las horas y días posteriores a la vacunación:

  • Anafilaxia: es una reacción alérgica que, si ocurre, es probable que aparezca minutos después de la vacunación. Los centros de vacunación están preparados para tratar cualquier caso poco frecuente de anafilaxia.
  • Miocarditis y pericarditis: son dos tipos de inflamación del corazón que, si ocurren, es probable que sucedan varios días después de la vacunación.
  • Síndrome de Guillain-Barré: es un trastorno autoinmune poco común, que, si ocurre, es probable que suceda dentro de las primeras semanas después de la vacunación.
  • Trombosis con síndrome de trombocitopenia: es una condición de coagulación de la sangre extremadamente poco frecuente que, si ocurre, es probable que suceda dentro de las primeras semanas después de la vacunación.

Si presenta alguna de estas reacciones poco probables, los doctores saben cómo tratarlas.

El hecho de que tengamos conocimiento de estos casos extremadamente poco frecuentes, muestra que los sistemas de control de seguridad de las vacunas de la FDA y los CDC funcionan.

¿Las vacunas contra el COVID-19 son seguras para las personas que están embarazadas, quieren quedar embarazadas o están amamantando?

Sí. Recibir una vacuna contra el COVID-19 puede protegerle de que se enferme gravemente a causa del COVID-19 y ayudar a mantener seguro a su bebé.

El COVID-19 puede ser una enfermedad peligrosa durante el embarazo y aumenta el riesgo de un parto prematuro. Asimismo, podría aumentar el riesgo de cualquier complicación que se pueda presentar durante un embarazo.

La vacunación contra el COVID-19 no genera complicaciones durante el embarazo.

Tampoco hay evidencia de que alguna de las vacunas existentes, incluidas las vacunas contra el COVID-19, causen problemas de fertilidad en hombre o mujeres.

De la misma forma, no hay razón para posponer la vacunación si está en su período menstrual.

Los CDC recomiendan la vacuna contra el COVID-19 lo antes posible para todas las personas que estén embarazadas, que estén intentando quedarse embarazadas, que quieran quedarse embarazadas algún día o que estén amamantando.

¿Qué contienen las vacunas contra el COVID-19?

Aparte del ingrediente activo, que es una molécula que da instrucciones a sus células, las tres vacunas disponibles contienen agua, azúcares y sales.

Dependiendo de la vacuna que reciba, también puede contener ácidos, alcohol, grasas o conservantes.

Esos son todos los ingredientes (enlace en inglés).

¿Cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19?

Las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los EE. UU. les dan instrucciones a sus células para que produzcan una proteína que se encuentra en la superficie del coronavirus. Esta proteína se conoce como proteína Spike (S) o proteína de la espiga.

Su sistema inmunológico percibe esta proteína como un germen invasor y reacciona creando células que estarán listas para identificar y atacar al coronavirus. Pero nunca estará expuesto al virus real, por lo que no se enfermará.

Una vez que sus células producen la proteína, las instrucciones proporcionadas por las vacunas se destruyen y su cuerpo se deshace de ellas.

En ningún momento las vacunas cambian o interactúan con su ADN.

Efectividad de la vacuna

¿Qué tan eficaces son las vacunas contra el COVID-19?

Todas las vacunas contra el COVID-19 disponibles son altamente eficaces.

Su eficacia supera el 90% contra enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes por COVID-19, incluso por la variante delta.

¿Quién puede recibir una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19?

Las vacunas contra el COVID-19 continúan funcionando muy bien al prevenir la enfermedad grave, así como la hospitalización y la muerte.

Una dosis de refuerzo es una dosis adicional que ayuda a mantener la protección.

Todas las personas de 18 años o más pueden recibir una dosis de refuerzo:

  • 6 meses después de su segunda dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna.
  • 2 meses después de su única dosis de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson.

Puede elegir cualquier vacuna contra el COVID-19 para recibirla como refuerzo. No es necesario que su dosis de refuerzo sea del mismo fabricante de la vacuna que recibió inicialmente.

Para obtener más información sobre las dosis de refuerzo, vea nuestros recursos o hable con un doctor.

¿Por qué debería vacunarme si aún puedo infectarme con el COVID-19?

Su probabilidad de contraer el COVID-19 si NO está vacunado es mucho mayor que estando vacunado. También es mucho más probable que se enferme gravemente si no está vacunado contra el COVID-19.

Si está completamente vacunado y el virus ingresa a su cuerpo, es decir, si se infecta, su sistema inmunológico reconocerá rápidamente el virus y disminuirá el daño.

Es por eso que la mayoría de las personas que se infectan con el COVID-19 estando vacunadas no presenta síntomas o solo presenta una enfermedad leve o moderada.

Casi todas las personas que se enferman gravemente, necesitan hospitalización, y mueren a causa del COVID-19, no están vacunadas.

¿Evitarán las vacunas contra el COVID-19 que infecte a otras personas?

Las vacunas contra el COVID-19 reducen la probabilidad de que usted contraiga y pueda transmitir el COVID-19.

Pero si está infectado con la variante delta, puede transmitir el virus a otras personas, sin importar si está vacunado o no.

Por ello, todas las personas que se encuentren en áreas o comunidades con una tasa alta de contagio (enlace en inglés), deben usar mascarillas dentro de los lugares públicos, incluso las personas que están vacunadas.

¿Necesito ponerme la vacuna contra el COVID-19 si ya tuve COVID-19?

Sí. Las personas pueden contraer el COVID-19 más de una vez, aunque no es común. Vacunarse después de tener el COVID-19 fortalece su inmunidad para brindarle una mejor protección.

Además, los vacunados tienen menor probabilidad de transmitir el virus a otras personas. Esto es muy importante debido al riesgo que representa la variante delta y otras variantes para las personas no vacunadas.

¿Qué puedo hacer después de vacunarme?

Si está totalmente vacunado, puede participar en muchas de las actividades que realizaba antes de la pandemia.

Debe usar una mascarilla dentro de lugares públicos si se encuentra en un área de propagación considerable o alta del COVID-19 (enlace en inglés). Esto se recomienda para maximizar la protección contra la variante delta, que es altamente contagiosa, y evitar la posibilidad de que se propague a otras personas.

Las personas vacunadas y no vacunadas deben seguir las ordenanzas públicas, las leyes de los territorios y las regulaciones a nivel federal, estatal, local y de tribus. Esto incluye las medidas de precaución implementadas en:

  • Transportes públicos
  • Aeropuertos y aviones
  • Negocios locales
  • Lugares de trabajo